Monday, December 03, 2007

El Silencio inmutable















Ambos están sentados paralelamente...el toma su mano de forma lenta -está algo tibia y temblorosa- ... ella sonríe y piensa en sus pensamientos... el tiempo transcurría más lento de lo habitual (malditas formas de lidiar con aquellos temores inmediatos)...
Verbalizan su angustia y prometen ser siempre sinceros, porque la honestidad es algo que no se tranza... sonríen tontamente, una mezcla de nervios y palpitaciones cardiacas...
Entre el ruido de una ciudad inmutable se pierden esperanzas, se inventan sueños... se construyen ideales...
Ella avanza con la convicción de que existe un lugar donde se puede ser feliz... pero que posiblemente ese no es el momento... ella quiere creer, se precipita hacia un futuro incierto... pero aún así sabe que este momento es irrepetible, lo abraza, deja descansar su cabeza en el hombro de su compañero... a su vez, éste acaricia el pelo de ella, le da un beso en la frente, luego en la mejilla... la mira con nostalgia... como si buscara en esos ojos otros ojos... ojos envueltos en una mirada que en esos momentos ya no estaba...
Las complejidades de la vida se precipitan en el ambiente que atravesaban... ninguno –al parecer- quería dejar de hacerlo... pero ambos saben que es posible fallar en sus decisiones consecutivas... heridas no sanadas... sentimientos a medio reparar, círculos sellados con miel... flores marchitas vuelven en sueños y premoniciones...



Se preguntan… ¿vale la pena continuar? Y aún cuando puede parecerles una acción impulsiva ellos solamente comienzan y buscan sentir… ríen, ríen como un par de niños… sus rostros ya no son de inocencia, mas podrían lograr aprender a sortear las pesadillas del pasado y abandonarse ante ese vacío simplemente… per aspera ad astra…
El teme de sus decisiones… el teme… y huye… generalmente lo piensa y no hace nada en cuanto a eso… la razón de aquella conducta se puede explicar en teorías monumentales… pero aquella tarde no había excusa para pensar… para arrepentirse… era un momento en cual se debía simplemente vivir…

5 comments:

proserpina said...

El silencio...

Es tan incierto el silencio, tan hermoso y maldito que no sabemos que esperar de él. Pronunciamos el silencio mientras una serie de pensamientos pueden invadir nuestras cabezas, pero dichos pensamientos son especiales cuando estamos en compañía de un alguien.

Los avismos del silencio son una magia de tenues misterios...

Saludos Pao, visítame pues volví a este mundillo cibernético.

Farisori said...

:O

hay varios tipos de personas: las que piensan cuando no deben y no actúan cuando deben; las que no piensan cuando deben, pero actúan cuando deben; las que piensan cuando deben y actúan cuando no deben...

si sabemos a dónde uno pertenece podemos más fácilmente variar de vez en cuando

bonito el escrito pus, qué quieres que te diga :)

chau!

Farisori said...

..ese era yo.. no entiendo el fin de este nuevo sistema de posteos :/

paox said...

Ufff... respecto a eso... aún no sé cuál de todos los tipos que describes me identifica...

ojalá que uno no tan patológico... estoy aprendiendo a no evadir... es un paso importante jajaja :)

alfredo said...

evadir...
nadie se salva de eso...

yo aun no aprendo